Algunos apuntes sobre las pirámides egipcias (I)

 

 

Estatua de Djeser, en el Serdab

Si no recuerdo mal, hace unos 4 o 5 viernes, y después de una apetitosa cena entre amigos,  empezamos a mantener una conversación sobre pirámides y otros monumentos del mundo antiguo. Yo adoraba las asignaturas sobre Egipto, e incluso llegué a cursar una optativa que era Escritura Jeroglífica I (de la que por supuesto, sin desempolvar los libros, no recuerdo prácticamente nada).  Así que esta mañana decidí empezar a refrescar la memoria y  escribir cuatro apuntes sobre los que quizá sean los monumentos más famosos del mundo.  Empezaré por Saqqara.

Las pirámides desde la International Space Station – cc NASA
Pirámida escalonada de Djeser – cc Sharif Bujanda

Saqqara es un complejo funerario cuyas primeras construcciones datan de la III Dinastía (c. 2700 a.C.), pero como fue una ubicación donde se construyó a lo largo de toda la historia del Egipto antiguo, pueden encontrarse tumbas y monumentos incluso de las primeras épocas del cristianismo.

Saqqara (Saqqara. Ediz. inglese, Giovanna Magi, Casa Editrice Bonechi, 2005)
Plano de Saqqara
Cultivos y Saqqara al fondo – cc Guillén Pérez

El primer complejo de Saqqara, con la pirámide de Djeser o Zoser como protagonista, estaba delimitado por un muro de piedra que originariamente tuvo una altura de 9,1 metros y que encerraba más de 1,5 km cuadrados de desierto. Una vez se traspasaban las puertas del recinto, el visitante se encontraba una columnata techada formada por 40 columnas, se cree que representando a los nomos o provincias, que eran aproximadamente unas 40 en la época. Pasada la columnata el visitante se encontraba en el Gran Patio, con la Pirámide escalonada dominándolo desde el norte. El resto de dos altares que se encuentran en el centro del patio probablemente pertenecieron a la famosa y misteriosa fiesta del Heb Sed.

Muro que rodea el complejo de Djeser
Entrada al complejo de Djeser – por Timofey Tararin
Columnata techada en el recinto de Djeser – cc Tinou Bao
Gran Patio en el Complejo de Djeser – cc kairoinfo4u

El complejo debió ser tan impresionante que dejó maravillados a algunos visitantes durante el Imperio Nuevo. Durante las Dinastías XVIII y XIX (1550 – 1196 a.C.) hubo visitantes en Saqqara que dejaron sus impresiones escritas en las paredes, en lo que se conoce como los primeros graffitis de los que tenemos constancia. A pesar de que la población egipcia durante el Imperio Nuevo estaba rodeada de edificios magníficos, estos visitantes quedaron deslumbrados por Saqqara. Como ejemplo, en uno de ellos se puede leer:

El escriba Ahmose, el hijo de Iptah, vino para ver el templo de Dyesert. Él lo encontró como si el cielo estuviera en él, Re (el sol) se alza en él. A continuación dijo: que panes, bueyes y aves, así como toda cosa buena y pura caiga del cielo para el ka de Dyesert, justificado; ¡que del cielo llueva mirra fresca, que derrame incienso! Del maestro Sethemhab, y del escriba … Ahmose”

Graffiti en Saqqara – cc oxfordrachael

La pirámide escalonada de Saqqara, tumba de Djeser, fue la primera obra egipcia construida a escala monumental y realizada totalmente en piedra. Anteriormente la piedra sólo se había usado en algunos detalles de los edificios, pero nunca en el total de la construcción. Los propios egicipcios de la época admiraron profundamente el complejo, y por eso el nombre del arquitecto, Imhotep, ha llegado a nuestros días.

Pirámide de Djeser – cc kairoinfo4u

Levantada durante la III Dinatía, la pirámide escalonada contiene muchos de las características decorativas que definirán la arquitectura faraónica. Inicialmente, Saqqara se construyó como una mastaba normal. La mastaba, que en árabe significa “banco”, tenía planta rectangular y paredes un poco inclinadas. A esa mastaba se le añadió una segunda, y después una tercera, hasta llegar a los seis escalones decrecientes que pueden verse en la actualidad. La pirámide alcanza hoy una altura de 62 metros, con una base de 109×125 metros. La cámara sepulcral del soberano se encontraba en el centro de la pirámide, en el fondo de un pozo de 28 metros de profundidad. Una vez acababa el pozo, de él arrancaban 5 km de cámaras y corredores para proteger el sueño eterno del faraón. Los científicos no tienen dudas sobre que la cámara sepulcral de la pirámide de Djeser sea realmente una tumba. Contiene inscripciones, cámara de ofrendas y otras características funerarias que se encuentran en tumbas anteriores y posteriores a ésta. Sí tienen dudas sobre las pirámides de Gizah y de Dahshur, pues internamente son diferentes, no tienen inscripciones y difieren en otros aspectos de tumbas anteriores y posteriores. Esta es una de las anomalías de la teoría de la correlación pirámide = tumba en las grandes pirámides.

Pirámide de Djeser – interior
Pirámide de Djeser – interior

A unos 120 metros del complejo de Djeser se encuentra la pirámide de Unas, último rey de la V Dinastía (2465-2323 a.C.). Hoy está en ruinas, pero la cámara mortuoria se ha conservado. Es en las paredes de esta cámara donde se pueden encontrar los textos funerarios egipcios más antiguos, en una estancia donde el cielo está decorado con estrellas. Los textos están grabados en escritura jeroglífica y son conocidos como los primeros Textos de las Pirámides. Estas inscripciones incluían rituales, pregarias, himnos, así como listas de cosas, como por ejemplo la ropa y la comida que Unas necesitaría en el más allá.

Pirámide de Unas – por Timofey Tararin
Pirámide de Unas – Cámara mortuoria
Pirámide de Unas – detalle textos

Para saber más sobre las obras de restauración que se llevan a cabo en Saqqara

One Reply to “Algunos apuntes sobre las pirámides egipcias (I)”

  1. […] Algunos apuntes sobre las pirámides egipcias (I) « En algún lugar… […]

Deja un comentario