Московский метрополитен (es decir, Metro de Moscú)

Москва (Moscow) - Taganskaya metro station (Таганская) - CC jaime.silva

Москва (Moscow) – Taganskaya metro station (Таганская) – CC jaime.silva

Hace unos días empecé a leer “Metro 2033. El último refugio” de Dimitry Glukhovsky, y no sé porqué pero llevo dos noches seguidas soñando con ese metro de Moscú apocalíptico de la novela. Un lugar terrorífico. Quizá por eso hoy me han entrado ganas de escribir algo sobre este legendario laberinto subterráneo.

El metro de Moscú se empezó a construir bajo el gobierno de Stalin.  La idea era que debía convertirse en un lugar que despertara admiración.  Tenía que mostrar lo mejor de la arquitectura y el diseño soviético para que el que allí bajara pensara en lo privilegiados que eran los rusos. Así, algunas estaciones exhiben un impresionante despliegue de ornamentación política. Adornadas con brillante mármol, cromo, vidrieras de colores, una intrincada estatuaria y un perfecto trabajo en mosaico, eran  un verdadero monumento al socialismo.

Estación de Belorusskaya – CC jaime.silva

La primera línea de metro abrió en 1935 entre Sokolniky y Komsomolskaya, y la construcción del metro siguió durante los años 30 y no paró en la II Guerra Mundial (la “Gran Guerra Patriótica” en Rusia). Durante el sitio a Moscú, entre el otoño y el invierno de 1941, las estaciones de metro se utilizaron como refugios antiaéreos. El consejo de ministros movió sus oficinas a la estación de Mayakovskaya, y fue el lugar elegido por Stalin para dar algunos de sus discursos.

Estación de Komsomolskaya – CC Steve Way

Años más tarde, ya durante la Guerra Fría, se construyó una nueva línea  de metro muy profunda cuya planificación respondió a la idea de servir de refugio en el caso de que estallara una guerra nuclear contra Estados Unidos (línea Arbatskaya).

Estación de Arbatskaya – CC Félix Bernet

Unos de los rumores famosos que circula (pero que nunca se ha llegado a verificar) es el del “Metro-2”.  Se trataría de una red de túneles comenzados a construir bajo el gobierno de Stalin que permitirían a las autoridades huir de la ciudad en caso de emergencia. Se supone que más tarde se fueron ampliando los túneles hasta formar un entremado que entrecruzaría la ciudad. Estas líneas de metro serían más profundas que las públicas, y estarían en unas condiciones deplorables.

Otra leyenda cuenta que existe uns ciudad subterránea enorme debajo de la zona de Ramenki, a la que también se llega por el “Metro-2”.  Debía servir como refugio antiaéreo, diseñada para acoger entre 12.000 y 15.000 personas durante 25 años.

Una historia muy curiosa: Los perros perdidos del metro de Moscú

En la era soviética,  los perros tenían prohibida la entrada al metro.  Hoy en día entran en el metro y duermen en los sillones vacíos, dan con el hocico a los pasajeros y hacen vida en las estaciones.

En una estación moscovita

Un grupo de zoólogos ha empezado a estudiar a estos callejeros y lo rápido que están adaptándose a la cambiante ciudad.  Un ejemplo de ello es el recorrido que hacen estos amigos de cuatro patas cuando cogen el metro por la mañana desde las zonas suburbanas hasta el centro de Moscú.  Se llega a decir incluso que a veces juegan a entrar en el último momento al vagón, arriesgándose a quedar atrapados por las puertas que se cierran  (esto último necesitaría verlo… si que deben estar aburridos…)

In Moscow’s Metro, a Stray Dog’s Life is Pretty Cushy – Artículo en el Wall Street Journal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s