Visita a Kiev

Kiev - CC Yevgen Pogoryelov

Kiev – CC Yevgen Pogoryelov

Ucrania no es un destino en el que mucha gente piense cuando llega la hora de decidir dónde ir de vacaciones. La verdad es que no es país preparado para el turismo, pues la calidad-precio de hoteles, restaurantes y servicios está a años luz de cumplir con las expectativas de cualquier lugar que cada año cuente con una cantidad mínima de visitantes. De todas maneras, si planeáis hacer un viaje auténtico Ucrania es el sitio perfecto como destino.

En este momento, la compañía Ukrainian International Airlines ofrece vuelos desde Barcelona a Kiev por un precio bastante asequible. Son aviones pequeños, pero el servicio es correcto y las cuatro horas de vuelo pasan rápido. El avión aterriza en el aeropuerto de Boryspil, aproximadamente a una hora del centro de Kiev.

Aeropuerto de Boryspil

Al salir del aeropuerto uno se enfrenta con lo que se podría definir como una conducción kamikaze. Aquí nadie respeta un límite de velocidad, y además se presume de ello. Adelantamientos y cambios de carril en los que conductor y pasajeros corren un riesgo innecesario son la norma aquí. Así que si cogéis un taxi o se contratáis un transfer desde el aeropuerto contad con que probablemente iréis con el corazón en un puño durante gran parte del trayecto. Eso o también podéis cerrar los ojos y aplicar la máxima de “ojos que no ven corazón que no siente”. De todas maneras la carretera que va del aeropuerto a Kiev está en perfectas condiciones si se compara con las que se pueden ver en otras partes del país. Así que lo peor todavía está por llegar.

Hacia el centro de Kiev

Aterrizamos en Kiev el 18 de Agosto, unos días antes del día de la Independencia de Ucrania. Las fiestas conmemoran la aprobación del “Acta de Declaración de Independecia de Ucrania” por el parlamento ucraniano el 24 de Agosto de 1991. El acta fue aprobada en reunión especial después de que los líderes conservadores comunistas intentaran dar un golpe de estado para intentar restaurar el control del Partido Comunista de la Unión Soviética. En Kiev se celebra este día por todo lo alto, y días antes del 24 se pueden ver banderas por las calles, ensayos del desfile militar, aviones sobrevolando la ciudad, y multitud de ucranianos con cámara en mano haciendo fotos en el centro de la capital.

Ensayo del desfile militar

Nos alojamos en el Hotel Ukraine, que controla la plaza más famosa de la ciudad, la de la Independencia.  Las vistas al atardecer desde algunas de sus habitaciones son realmente bonitas: los edificios monolíticos en el fondo de la plaza, y que ahora ostentan grandes carteles publicitarios, la gran estatua de la mujer que se levanta sobre todo el conjunto, las luces que ya han empezado a encenderse, el bullicio que se mueve en la calle, todo ello hace de este centro de la ciudad una visita obligada para el que llegue a Kiev.

Plaza de la Independencia

Plaza de la Independencia

En cuanto al Hotel Ukraine en sí, es un antiguo edificio típicamente soviético que se inauguró en 1961. A día de hoy algunas de las plantas del hotel han sido reformadas, pero parte de ellas continúan con su forma original. Techos altos, grandes cortinas, moqueta y camas poco confortables. Pero una situación excelente desde la que moverse por toda la ciudad. Además, el desayuno se sirve en un salón con vistas a la plaza de la Independecia, y la pared del comedor está formada por grandes cristaleras que dejan ver la ciudad.

Hotel Ukraine

Caminando desde la Plaza de la Independencia y siguiendo por Khreschatyk, una de las calles principales de la ciudad, pueden encontrarse todo tipo de negocios, bares y restaurantes. Cadenas de comida rápida como Mc Donalds, de ropa como Mango, restaurantes con todo tipo de cocinas: local, italiana, francesa pero ante todo predomina la cocina japonesa, china, india y todo tipo de cocina oriental.

Khreschatyk

Relativamente cerca de su época comunista, Kiev está llena de simbología del totalitarismo soviético.Uno de esos ejemplos lo podemos encontrar en el Parque de Khreschatyk, donde se levanta un arco de 50 metros símbolo de la amistad entre rusos y ucranianos, y al que se bautizó como Arco de la Amistad de los Pueblos. Otra de las figuras representivas de la época comunista la encotramos en el Monumento a la Madre Patria o Rodina Mat, enorme figura guerrera que se puede ver desde algunos km de distancia de Kiev.

Arco de la Amistad de los Pueblos

Rodina Mat

Desde Kyievo-Pecherska Lavra con Rodina Mat al fondo

Después de cruzar el Arco de la Amistad se llega a un mirador que controla toda la ciudad. Desde aquí se puede contemplar el Dnieper, las zonas verde que rodéan sus márgenes, y la cantidad de edificios monolíticos que forman la urbe. Lo más impresionante de la imagen es sin duda ver uno de los ríos más grandes de Europa cruzando por la grandiosa urbe que es Kiev.

Río Dnieper desde el Parque Khreschatyk

Como toda urbe que viene de antiguo, Kiev tiene multitud de iglesias repartidas por toda la ciudad. Uno de sus conjuntos de iglesias más famoso es el Monasterio de Lavra (Kyievo-Pecherska Lavra) , el más antiguo de Ucrania y uno de los más sagrados de la religión ortodoxa. Cúpulas doradas, colores relucientes sobre un blanco nuclear, tenderetes de souvenirs, todo ello acompañado por unas estrictas normas que rigen todo el recinto. Las mujeres tienen que ir con pañuelo, y no se permite la entrada con pantalones a las cuevas donde están las reliquias del monasterio. Advertencia, se lo toman muy en serio, así que por mucho que educadamente lo intentéis no os dejarán entrar en las cuevas si sois mujeres y no lleváis falda. Como anécdota explicar que sabía lo del pañuelo e iba preparada, pero no había leído en ningún sitio lo del tema de la falda, y el chasco después de caminar 3 horas desde el hotel al monasterio y no poder entrar a las cuevas fue grande.

Kyievo-Pecherska Lavra

Kyievo-Pecherska Lavra

Al tercer día de nuestra llegada a Ucrania visitamos el lugar donde tuvo lugar una de las tragedias que obligaría a reflexionar al mundo sobre los peligros de la energía nuclear: el accidente de Chernobyl (ver entrada en Enero 2010).

El día que dejamos Kiev había un despliegue de seguridad delante de nuestro hotel. Seguiendo con las celebraciones del día de la independencia, unas cuantas personalidades custodiadas por spoldados uniformados se habían reunido en la plaza principal de la ciudad. Una exhibición de aviones pasaba sobre nuestras cabezas. Nos detuvimos un rato a mirar el festejo y después, con las maletas a rastras nos dirigimos al metro para llegar al siguiente destino: un tren que nos llevaría bien al sur del país, la península de Crimea.

Desfile militar

Desfile militar

Estación de tren en Kiev


Una respuesta a “Visita a Kiev

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s