Čičmany (Eslovaquia)

Čičmany - CC Pavel N. Matustik

Čičmany – CC Pavel N. Matustik

En Octubre de 2007, nuestro viaje por la República Checa y Eslovaquia nos llevó a la pequeña y remota población de Čičmany. Lo que nos llamaba la atención de este lugar como para visitarlo eran sus casas tradicionales de madera, oscurecidas con barniz y decoradas con extraños motivos blancos: formas geométricas abstractas, cruces, corazones, espirales…

Čičmany – CC ed.h

Llegamos  justo antes del atardecer. Esa mañana habíamos dejado nuestro hotel en la ciudad de Praga para cruzar la frontera y adentrarnos en Eslovaquia. Algo cansados por el viaje, nuestra primera visión del pueblo fue como la de un lugar algo decadente. Octubre no es un mes muy concurrido, así que Čičmany parecía una población fantasma. Antes de llegar al hotel no habíamos visto práticamente a nadie por la calle. Un montón de casitas se veían cerradas a cal y canto, y alguna que otra estaba en un estado de abandono.

Čičmany - CC Roser Martínez

Čičmany

Čičmany – CC Andy Šedík

Nos alojamos en la Pensión Javorina, una casa tradicional de madera de Čičmany. Después de dejar nuestras maletas y acomodarnos en unas habitaciones bastante confortables (además estábamos solos en la pensión) fuimos a dar un pequeño paseo. La noche caía, y andando por la calle-carretera solitaria que era Čičmany, vimos unas luces que venían del cementerio. Nos acercamos a la tétrica iglesia que daba paso al camposanto y desde allí vimos como casi todas las tumbas estaban adornadas con flores y pequeñas velitas.  El 1 de Noviembre estaba cerca. La estampa del pueblo solitario, las tumbas en la tierra iluminadas por las velas, las oscuras casas con sus pinturas extrañas , en conjunto ponía un poco los pelos de punta.  Pero la verdad es que los dos días que pasamos durmiendo allí resultaron realmente agradables.

Čičmany - Copyright Roser Martínez

Čičmany

Čičmany – CC nevio n

 

Curiosamente, Čičmany forma parte de un pequeño resort de ski (3 pistas), muy diferente a lo que estamos acostumbrados los que nos acercamos a las pistas de los Pirineos.  Aquí no hay grandes hoteles, restaurantes o bares para los turistas, sino pequeños establecimientos que sirven comida de la zona y hoteles ubicados en las casas típicas de madera.

Čičmany en invierno

Ya sea por sus casas decoradas o por sus pistas de ski, la pequeña población de Cicmany consigue atraer cada año turistas y dinero. Sus habitantes, que tradicionalmente se habían dedicado a la ganadería, a los bordados y a la confección de zapatos, muchas veces se veían forzados a buscar trabajo en otro lugar para aumentar los magros ingresos que estas actividades les reportaban. Ahora las cosas han cambiado, y el turismo de invierno ha mejorado algo las condiciones de vida en la zona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s